Monasterio de San Moisés el Abisinio (+Fotos)

Damasco-Campo, SANA

El Monasterio de San Moisés el Abisinio está a 90 km al norte de Damasco, y a 16 km al este de la ciudad de Al-Nabek, dentro de un estrecho sendero de montaña, situado en una masa rocosa aislada en tres lados, por lo que es una fortaleza protegida por la naturaleza, y por lo tanto los romanos lo tomaron como una torre para vigilar la antigua ruta utilizada por las caravanas entre Damasco y Palmira.

Construido en el sitio de una torre romana con su majestuosa forma basada en las montañas de al-Qalamoun, el Monasterio de San Jacobo, cuyo otro nombre es el Monasterio de St. Moisés al-Abisinio, otorga una encantadora vista sobre una vasta llanura, conectada con el desierto de Palmira por un lado, y con Palestina por el otro.

Se remonta a mediados del siglo VI d.C. y fue reconstruido en 1556. El monasterio alberga una biblioteca rica en manuscritos históricos siríacos, incluyendo un valioso Evangelio escrito en caligrafía siríaca.

Los murales pintados en la Iglesia del Monasterio de San Moisés al-Abisinio son pinturas arqueológicas singulares que han sido especializados en un estilo religioso único e íconos genuinamente cristianos que ya son dignos de admiración y aprecio.

Los murales consisten en tres capas colocadas una encima de la otra, y los factores de tiempo han afectado esas capas y partes de ellas han caído, dando como resultado modelos de cada una de esas tres capas, lo que ha ayudado en sus estudios.

Una de las capas más importantes descubiertas es la primera capa que data de los años posteriores a 1058 d.C., que es la fecha de la renovación de la iglesia, la segunda capa data de 1090 d.C., y la tercera data a 1208 d. C.

Algunos investigadores creen que el monasterio fue fundado a nombre del profeta Moisés (paz y bendiciones sean sobre él).

Los monjes y la gente común preservaron la biografía de San Moisés el Abisinio quien murió en el lugar a comienzos de la historia del monasterio, y su biografía se asoció con la fundación del monasterio, porque a los monjes de cada monasterio les gusta mencionar al fundador de su monasterio y apreciarlo como jefe espiritual e intercesor.

El monasterio desempeñó un importante papel espiritual y cultural en esa zona con vistas a la Badia (semidesierto), donde separa entre los beduinos de habla árabe, y los habitantes urbanos de habla siríaca, así como se convirtió una estación a la que los peregrinos acudían en su viaje a  Jerusalén procedentes de Mesopotamia y el norte de Siria.

Desde entonces, el monasterio prosperó y se convirtió en una iglesia episcopal independiente en el siglo VI d. C., y la iglesia actual lleva inscripciones árabes en las paredes del monasterio cuya construcción se remonta al año 1058 d. C.

En el siglo 15, el monasterio fue ampliado y se  le agregaron algunos edificios, incluyendo la capilla de tres salas.

Los edificios más importantes del monasterio son la capilla que se sitúa en el corazón del monasterio, y en sus laderas montañosas hay un grupo de cuevas que se han utilizado como salas de culto para los monjes desde la Edad Media.

La construcción de la capilla se remonta a mediados del siglo XI d.C., como lo demuestran claramente las inscripciones grabadas en la pared oriental y otra en la pared occidental, y las cruces esculpidas en columnas y paredes se remontan a la misma época.

Las paredes de la iglesia están decoradas con frescos (Cal, arena de río y agua), que representan algunas historias bíblicas, e incluyen inscripciones árabes antiguas, siríacas y griegas.

Cada mural consta de tres capas: los dibujos de la primera capa (la más antigua) se remontan al período entre 1058-1095 d. C., de acuerdo con la inscripción en la pared oriental del corredor norte, y es un dibujo singular que indica la continuidad del arte helenístico cristiano sirio.

El monasterio fue inscrito en la lista de sitios arqueológicos nacionales por la decisión ministerial N.º 63/A de fecha 4/11/1957.

La restauración y rehabilitación del sitio comenzó en 1984 con subvenciones del Estado sirio, el Gobierno italiano, la iglesia local y varios voluntarios árabes y europeos, incluido el monje italiano Paolo dall’Oglio, quien publicó un libro en 1998 que contenía toda la información histórica y arqueológica relacionada con el monasterio y los trabajos de restauración que se han llevado a cabo.

Equipo de redacción en español de la agencia SANA

Check Also

Incrustar la plata en el cobre, una artesanía damascena que requiere paciencia y talento

Damasco, SANA Damasco es una ciudad milenaria con mucha riqueza cultural y humana. En sus …