EEUU bombardeó la mayor presa en Siria, mintió sobre ella y llamó “loco” a quien denunció la verdad

Damasco, 27 ene (SANA)  En su último informe, el NY Times ha “descubierto” que una unidad militar de élite de Estados Unidos apuntó intencionalmente y destruyó una gran presa que era vital para la vida diaria y la supervivencia de decenas de miles de sirios cerca de un embalse vital del río Éufrates.

De acuerdo con una nota publicada en el sitio digital Zerohedge.com, con muchos años de retraso, parece que The New York Times ha descubierto repentinamente que Estados Unidos ha estado cometiendo crímenes de guerra en Siria, mucho después que estuviera claro que Washington perseguía un cambio de régimen en Damasco.

Con Al-Assad todavía en control de la mayor parte del país, los esfuerzos de Estados Unidos se han volcado últimamente en sanciones de gran alcance, que han aumentado enormemente el sufrimiento de los sirios.

Al igual que con la desastrosa invasión de Iraq por parte de Bush, el Times fue el principal animador de esa guerra, blanqueando la propaganda del Pentágono y de la administración, y sólo muchos años después admitiendo la verdad de que todo estaba basado en mentiras… así que ahora parece ir con Siria.

En su último informe, el NY Times ha “descubierto” que una unidad militar de élite de Estados Unidos apuntó intencionalmente y destruyó una gran presa vital para la vida diaria y la supervivencia de decenas de miles de personas cerca de un embalse vital del río Éufrates.

Cuando se informó por primera vez del bombardeo de la presa de Tabqa (o presa de al-Thawra, como también se le llama) en 2017, un alto general estadounidense calificó de “locos” a quienes acusaban a Estados Unidos de estar detrás de ello. Al igual que gran parte de la información de los medios de comunicación convencionales sobre Siria, los que tenían razón en tiempo real -muchos de los medios independientes y alternativos- fueron desestimados como “teóricos de la conspiración” y locos, pero ahora esto…

El fresco reportaje del NY Times comienza así: “Cerca del punto álgido de la guerra contra Daesh en Siria, un repentino alboroto de explosiones sacudió la presa más grande del país, una imponente estructura de 18 pisos en el río Éufrates que retenía un embalse de 25 millas de largo por encima de un valle donde vivían cientos de miles de personas”.

Estados Unidos se apresuró a rechazar a quienes le acusaban de estar detrás del ataque. Y como Rusia estaba entre ellos, fue fácil para el Pentágono rechazarla como si fuera la “propaganda” de los enemigos de Estados Unidos en la región…

Daesh, el gobierno sirio y Rusia culparon a Estados Unidos, pero la presa estaba en la “lista de no ataque” del ejército estadounidense de sitios civiles protegidos y el comandante de la ofensiva estadounidense en ese momento, el entonces teniente general Stephen J. Townsend, dijo que las acusaciones de la participación de Estados Unidos se basaban en “informes locos”.

“La presa de Tabqa no es un objetivo de la coalición”, declaró enfáticamente dos días después de las explosiones.

Varios sirios murieron y resultaron heridos en el ataque, entre ellos trabajadores e ingenieros de la presa que acudieron al lugar para salvarla.

Al parecer, había pruebas de que EE.UU. lo hizo bien, pero parece que este hecho permaneció enterrado (o tal vez suprimido) en la información de los medios de comunicación occidentales durante años, dado que, como detalla el NYT, “después de los ataques, los trabajadores de la presa tropezaron con un siniestro dato de buena suerte: En la torre de control de la presa, a cinco pisos de profundidad, yacía un búnker americano BLU-109, chamuscado pero intacto. Si hubiera explotado, dicen los expertos, toda la presa podría haber fallado”.

Como revela ahora el Times, fue una unidad de élite del Pentágono la que estuvo detrás del ataque a la infraestructura civil vital, responsable de otras atrocidades masivas en Siria:

De hecho, los miembros de una unidad de operaciones especiales de alto secreto de Estados Unidos llamada Task Force 9 habían atacado la presa utilizando algunas de las mayores bombas convencionales del arsenal estadounidense, incluyendo al menos una bomba BLU-109 diseñada para destruir gruesas estructuras de hormigón, según dos exfuncionarios. Y lo hicieron a pesar de un informe militar que advertía de no bombardear la presa, porque los daños podrían causar una inundación que podría matar a decenas de miles de civiles.

He aquí un ejemplo de las denuncias generalizadas en su momento, en 2017, tachadas de “locura” por el Pentágono…

Tanto el gobierno sirio como su aliado, Rusia, llevaban mucho tiempo acusando al Pentágono y a la CIA de librar una guerra de años para desestabilizar y derrocar al Estado sirio, que adoptó formas abiertas y encubiertas.

Con el tiempo, Estados Unidos centraría su retórica en su misión de “lucha contra Daesh”, que según Damasco no es más que una treta para justificar la continuación de la ocupación del país, siendo el objetivo final en todo momento el debilitamiento del Estado sirio y de sus aliados Irán y la Resistencia libanesa.

Fuente: Al Mayadeen Español

Check Also

Agresión turca con cohetes y artillería pesada contra localidades sirias

Hasakeh, 26 may (SANA) Las fuerzas turcas y los grupos terroristas que operan bajo su …