La guerra del agua de Turquía contra Siria

Damasco, SANA

Turquía ha detenido deliberadamente el flujo de agua del Éufrates a Siria, robando así la parte del país de este río y eso provocó una crisis de agua en el norte y este de Siria. Además, los ciudadanos de la zona noreste de Siria siguen sufriendo escasez de agua, ya que la ocupación turca y sus mercenarios dejan de operar repetidamente la estación de agua de Allouk cerca de la ciudad ocupada de Ras Al-Ayn, cortando así el suministro de agua a los vecindarios de Hasaka, amenazando alrededor de un millón de personas con la sed y el daño de la agricultura local.

Syria Times entrevistó al Dr. Pablo Sapag, catedrático de la Universidad Complutense de Madrid y autor del libro “Siria en perspectiva” para arrojar luz sobre el comportamiento agresivo turco, sobre las consecuencias de este acto inhumano sobre los ciudadanos y la agricultura en la región siria de al-Jazira y sobre el silencio y la inacción del mundo para presionar a Turquía a que detenga este crimen.

“El comportamiento de Turquía con respecto a los problemas del agua con respecto a Siria no es solo humanamente irresponsable y cruel, sino profundamente contrario al derecho internacional. También va en contra de los poquísimos compromisos formales que ha adquirido previamente con Siria al respecto. Aunque Turquía es uno de los pocos estados que no ha firmado, y mucho menos ratificado la Convención de las Naciones Unidas sobre los cursos de agua de 1997, de hecho, se ha opuesto obstinadamente a ella, existen varias leyes internacionales obligatorias anteriores que regulan claramente el uso y la distribución del agua por parte de estados ribereños. Este último es el caso de Turquía, Siria e Irak cuando se habla de los ríos Éufrates y Tigris”, dijo el profesor Sapag, señalando que Siria e Irak firmaron y ratificaron la Convención de las Naciones Unidas sobre los cursos de agua de 1997, pero Turquía no lo hizo.

Agregó que la Convención de la ONU y esas leyes anteriores se inspiran en los mismos principios: el uso equitativo y razonable del agua, la obligación de no causar daños significativos a otros estados ribereños y la que da prioridad a las necesidades humanas vitales. El último también es un principio compartido por la ley islámica, y aunque la Sharía no se considera en las relaciones entre los estados por no mencionar el derecho internacional, es bastante sorprendente que un país que tiene un régimen de inspiración religiosa extrema y radical no cumpla al menos un principio tan básico, señaló.

Sapag continuó diciendo que “en 1987 y antes de la finalización de la gigantesca presa Ataturk que se agregó a las presas Keban y Birceik previamente construidas río arriba del Éufrates, Turquía se comprometió oficialmente a través de un Protocolo a garantizar un flujo promedio de al menos 500 metros cúbicos por segundo a Siria. Si por escasez de lluvias o sequía severa no es posible implementar esa cláusula, el déficit debe cubrirse en los meses siguientes. Durante años, y especialmente los dos últimos, Turquía no está cumpliendo con ese acuerdo”.

“Turquía tampoco está cumpliendo con otros compromisos internacionales con sus patrocinadores. Por ejemplo, cuando construyó la presa Keban a mediados de la década de 1960, la condición que le impuso Estados Unidos para recibir ayuda financiera y técnica para completar el proyecto fue garantizar un flujo de agua corriente río abajo de al menos 350 metros cúbicos por segundo. Hoy en día llegan al territorio de la República Árabe Siria menos de 200 metros cúbicos”, subrayó.

Finalmente, dijo Sapag, en su deseo de convertirse en un estado miembro de la UE, Turquía se ha comprometido a adaptar su legislación a la de la UE. Las directivas de Bruselas sobre el uso del agua contemplan todos los principios antes mencionados, pero también ponen un fuerte énfasis en la protección del medio ambiente. Alterar de forma tan violenta y sistemática el curso aguas abajo del río Éufrates a causa de su gigantesco y egoísta sistema de generación hidroeléctrica con tres presas, supone una amenaza permanente para el medio ambiente, además en un momento de preocupación por el cambio climático global, como ha advertido recientemente Naciones Unidas, las sequías son cada vez más largas y más severas en todo el Mediterráneo.

Con respecto a las consecuencias del comportamiento turco en los ciudadanos sirios y la agricultura en la región de al-Jazira, Sapag dijo que “estos usos turcos sistemáticos del agua en su propio interés egoísta o peor aún, como arma de limpieza étnica contra otros estados y pueblos, son dramáticos. Muchos agricultores de la región siria de al-Jazira han tenido que abandonar sus cultivos de trigo y algodón. También han visto la muerte de su ganado y muchos incluso han perdido sus hogares. Todo esto porque no tienen ni un mínimo de agua garantizada para riego y uso humano y animal, y tampoco electricidad, ya que la corriente del Éufrates llega a Siria como un fino hilo casi invisible, las centrales hidroeléctricas sirias apenas funcionan en su capacidad mínima de generación de energía. El agua es esencial para la vida, pero hoy en día la electricidad es esencial para la mayoría de las actividades diarias de los seres humanos. Sin electricidad no es posible tratar adecuadamente a los pacientes en hospitales, administrar escuelas, universidades o incluso pequeñas empresas”.

“Todo esto está provocando una catástrofe humana y económica. Según varias ONG independientes, las enfermedades estomacales ya erradicadas hace décadas en Siria han reaparecido, afectando especialmente a niños y ancianos. La migración va en aumento ejerciendo presión sobre los recursos en otras regiones sirias. Por no hablar de las dificultades para hacer frente a la pandemia Covid-19 en la que el agua es una herramienta fundamental para frenar la propagación del virus. La Organización Mundial de la Salud ha recomendado encarecidamente lavarse las manos con frecuencia y desinfectar todo tipo de lugares, superficies y objetos, algo que se hace principalmente con agua, aclaró el profesor Sapag.

Además, dijo Sapag, la ocupación de la planta de agua siria de Allouk por mercenarios turcos también se suma a todo el sufrimiento del pueblo sirio en el noreste. “Más de un millón de habitantes de la gobernación de Hasaka han dependido durante meses del agua potable suministrada por camiones y otros métodos difíciles. Esos camiones tienen que evitar la acción de fuerzas de ocupación y bandas mercenarias de la región que roban el agua de los camiones mientras roban trigo sirio, gasolina y otros recursos que luego son contrabandeados a través de las fronteras”, aclaró.

Sobre por qué el mundo guarda silencio sobre el acto inhumano de Turquía, Sapag explicó que Turquía no está siendo responsable de su comportamiento en el noreste de Siria porque los únicos actores que tienen suficiente influencia directa para hacerlo comparten con el régimen radical turco el interés de destruir la multirreligiosa y multiétnica Siria, dos características estas que también son muy visibles en la región siria de al-Jazira.

“Estados Unidos y la UE cuentan con las herramientas legales mencionadas anteriormente para obligar a Turquía a cumplir con los metros cúbicos mínimos de agua que fluyen río abajo del Éufrates hacia Siria. Sin embargo, ni siquiera han dado la más leve de las advertencias a su aliado preferido, Turquía. Esto muestra una vez más una política de doble rasero que al final supone una amenaza para el resto del mundo. Los mismos europeos tan preocupados en sus declaraciones sobre la migración y el cambio climático están permitiendo que esto suceda en una región con la que la UE comparte fronteras naturales, recursos y preocupaciones de seguridad.

Fuente: Diario sirio-libanés

Por Hamda Mustafa

Check Also

FEARAB ARGENTINA condena rotundamente último atentado terrorista en Damasco

Buenos Aires, 26 oct (SANA)- La Confederación de Entidades Argentino Árabes (FEARAB ARGENTINA) expresó su …