El premeditado accionar israelí y estadounidense contra Siria

Damasco, SANA

De enero a la fecha, el régimen sionista de Israel y Estados Unidos intensificaron acciones militares contra Siria y conjugaron el saboteo de negociaciones en pro de la paz con un incremento del bloqueo económico, financiero y comercial.

Al mismo tiempo Washington introdujo en territorio norte sirio más de mil camiones con equipamiento militar y logístico desde el poroso cruce fronterizo de Al Waliq con Iraq, controlado de conjunto con las llamadas Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), de mayoría kurda.

Simultáneamente, Israel lanzó desde las zonas ocupadas de Palestina y las Alturas de Golán más de una docena de ataques con misiles que ocasionaron unas 12 bajas en las filas del Ejército sirio y extendidas incluso, hasta la localidad de Al Shairat, en la central provincia de Homs.

Hace menos de una semana, y en medio de una intensa movilización de tropas y blindados, el ministro de Defensa israelí, Benny Gantz, quien alterna el cargo de primer ministro con Benjamín Netanyahu, dijo que tanto Siria como El Líbano, ‘son responsables de cualquier acción contra la nación hebrea.’

Asimismo, desde Tel Aviv, con el aval y la cooperación de Estados Unidos,se concretó un acuerdo con Emiratos Árabes Unidos (EAU) que para la resistencia palestina y varias naciones tiene el objetivo de profundizar la desunión en el mundo árabe y quebrar al movimiento libanés Hezbolla, además de obstaculizar el respaldo de Irán a Siria.

El plan al respecto denominado el Nido del Avispón y denunciado en su momento por Edward Snowden, exanalista de la inteligencia de Estados Unidos, está claramente dirigido a mantener un ‘enemigo’ de Israel más allá de sus fronteras.

Tal criterio es respaldado con argumentos por Makram Khoury Machool, de origen palestino y especialista en temas del Oriente Medio, quien señala que todo se une ‘a las campañas mediáticas para definir a Siria ‘como la principal amenaza a su existencia en el mundo árabe.’

De otro lado, Estados Unidos coordina las acciones de remanentes de la organización terrorista Estado Islámico, Daesh, crea grupos de choques y les cambia las denominaciones para atacar al Ejército sirio en el vasto desierto de Al Badiya, donde junto a las FDS mencionadas, controla yacimientos de gas y petróleo.

Los componentes para desmembrar y destruir al Estado sirio incluyen la aplicación de sanciones a través de una llamada Ley César, contra terceros países que negocien con Damasco, y que recibieron desde junio del año actual el apoyo de la Uniòn Europea.

Todas las evidencias acumuladas hasta ahora, y no solamente por desertores y detenidos extremistas, conforman un panorama de elevadas tensiones donde la sensatez no aparece por ningún lado y las llamadas ‘lìneas rojas’ de un conflicto no declarado oficialmente, están difuminándose con consecuencias imprevisibles.

Por Pedro García Hernández

Fuente: Prensa Latina

 

m.m

 

 

Check Also

Séptimo fracaso de EEUU en la prueba de un misil hipersónico

Washington, 2 jul (SANA)   El Pentágono anunció el fracaso “por motivos técnicos” de la prueba …