El vil plan de EE.UU en Siria se mueve a un nuevo nivel

Damasco, SANA

En una reunión con el presidente del régimen turco, Recep Tayyib Erdogan, el 13 de noviembre, el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, anunció los principales puntos de la política estadounidense en Siria: “Tenemos petróleo. Tenemos petróleo. El crudo es seguro. Dejamos las tropas (en Siria) solo por el bien del petróleo”.

El 10 de septiembre del 2014, el entonces presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, anunció la creación de una coalición internacional contra la organización terrorista ISIS y describió cuatro áreas principales de la actividad de los Estados Unidos: ataques aéreos sistemáticos contra posiciones militantes, apoyo para las fuerzas que luchan contra los terroristas (milicias kurdas), el uso de todas las medidas antiterroristas para prevenir posibles ataques terroristas, la provisión de asistencia humanitaria a civiles afectados por actos terroristas.

Con el fracaso de la operación y la retirada de las tropas estadounidenses del país, ocultar los verdaderos objetivos de la Coalición dejó de tener sentido. La cuestión de garantizar la seguridad de las compañías Exxon Mobil (EE. UU.), Royal Dutch / Shell (Gran Bretaña, Países Bajos) y Total (Francia) involucradas en la extracción y el contrabando de petróleo de Siria fue un problema de seguridad.

Por lo tanto, el 25 de octubre de 2019, Donald Trump identificó oficialmente el mantenimiento del control de grandes campos de petróleo y gas como una prioridad para el Pentágono en la República Árabe Siria, y las tropas de ocupación estadounidenses se movieron y concentraron cerca de los depósitos de hidrocarburos. Esto se puede ver claramente al superponer un mapa de los campos petroleros al otro lado del Éufrates del despliegue de bases militares estadounidenses en Siria.

De ahora en adelante, los estadounidenses se otorgaron carta blanca por «apropiarse de los recursos de un estado soberano», definido por la Convención de Ginebra como «saqueo» y comparable, según el presidente sirio Bashar al-Assad, con la política de la Alemania nazi, que fue condenada por tales acciones en el Tribunal de Núremberg por el artículo de «crimen de guerra» (entonces se trataba de la explotación de depósitos de hidrocarburos en Europa del Este).

Cleveland, profesor de la facultad de derecho de la Universidad de Columbia, señala que los estadounidenses de jure no pueden tomar el petróleo sirio para sí mismos ni siquiera como un «trofeo», porque Estados Unidos no está en guerra contra la República Árabe Siria.

Además, para la implementación de actividades comerciales en Siria, las corporaciones petroleras deberán firmar contratos con el gobierno. Cualquier acuerdo de este tipo con la «autonomía kurda» no reconocida es ilegal.

Oficialmente, los Estados Unidos no intentan apoderarse de los recursos, sino proporcionarles acceso a ellos mismos a los sirios. En la práctica, el control del petróleo siempre se puede usar para presionar a Damasco, bloqueando el flujo de fondos de la venta de hidrocarburos, que son tan necesarios para la restauración del país.

Al mismo tiempo, los recursos de los grandes campos de petróleo y gas de Siria se utilizarán para cubrir los gastos de Washington para llevar a cabo operaciones militares en el extranjero, financiar la lealtad de las milicias kurdas y sobornar a los jeques árabes de los territorios controlados en el otro lado del Éufrates.

Fuente: Front-news

Check Also

Comienzan exámenes del primer semestre de las etapas de enseñanza básica y secundaria. (+ fotos)

Damasco, SANA Los alumnos de las etapas de enseñanza básica y preuniversitaria comenzaron hoy a …