Al-Assad a Rossiya 24 y Rossiya Sevodnya: la presencia de EEUU daría origen a la resistencia militar que obligaría a los estadounidenses a salir del país

Damasco, SANA

El presidente Bashar Al-Assad, concedió una entrevista el canal de noticia ruso (Rossiya 24) y a la Agencia rusa de Información Internacional (Rossiya Sevodnya).

El presidente aseguró que nadie se cree que Turquía quiera repatriar a tres millones de refugiados sirios al nordeste del país, y describió eso de un manto humanitario planteado por el régimen turco y su objetivo es crear un espejismo y provocar un conflicto de carácter étnico.

Agregó que el objetivo principal del régimen turco es trasladar a esas tierras a los terroristas y sus familias que operaban en territorio sirio, y fueron derrotados, para que formen una nueva sociedad radicalizada con la misma filosofía que tiene el régimen turco de Erdogan.

En cuanto al tema de los kurdos, el líder sirio comentó que la mayoría de los kurdos sirios son patriotas que apoyan a su Estado y al pueblo sirio, al igual que otros componentes. Pero hay grupos, algunos son kurdos y otros son árabes, que actúan a las órdenes de los estadounidenses.

Reveló que hay diálogo con esos grupos tras el regreso del Ejército sirio al noreste de Siria, para convencerles de que la estabilidad llegará una vez que acatemos todos la Constitución siria.

“Tras nueve años de guerra creo que la mayoría de la población ha tomado conciencia de la importancia de la unidad con las autoridades, pese a la existencia de discrepancias políticas”, explicó.

Por otro lado, opinó que “es natural que cualquier guerra cambia muchas cosas en una sociedad. Pero la guerra no es una excusa para desintegrar al país, ni da derecho al separatismo, la destrucción de la Constitución y el debilitamiento del Estado. La guerra tiene que hacer que nuestro país sea más fuerte y no más débil”.

Bajo ninguna circunstancia aceptaremos la desintegración”, reafirmó .

Sobre la presencia de EE.UU en Siria, el presidente sirio dijo que la presencia estadounidense daría origen a la resistencia militar que provocaría bajas entre los estadounidenses y les obligaría a retirarse luego.

“EEUU no debería hacerse ilusiones sobre una vida cómoda en todas las regiones que ha invadido; y les recordamos lo de Irak y Afganistán, y Siria no será una excepción en este sentido”, precisó.

A continuación, le ofrecemos el texto íntegro de la entrevista:

1) Señor presidente, en primer lugar, quisiéramos agradecerle que en un momento tan tenso haya encontrado tiempo para contestar a nuestras preguntas. Y esta es la primera: Ahora en el foco de atención del mundo está la situación que vive el noreste de la República Árabe Siria. ¿Cómo valora usted el acuerdo de Rusia y Turquía sobre Siria?

-Indudablemente, lo valoramos positivamente. No es por nuestra confianza en la parte turca, que en general no ha respetado los compromisos que asumió en el marco del proceso de Astaná y otros formatos, sino por lo favorable que ha resultado la participación de Rusia en esta cuestión en un momento en que nos enfrentábamos a tres posibles escenarios de desarrollo de los acontecimientos.

El primero consiste en los planes y la agenda turcos, articulados a partir de la ideología de los Hermanos Musulmanes y el pensamiento ideológico otomano.

çEl segundo es el proyecto estadounidense relacionado con la invasión turca a fin de agravar la situación en Siria y demorar la solución que, como todos veíamos, estaba cerca.

El tercero es la iniciativa presentada por Alemania de internacionalizar la región para garantizar una protección internacional. En general, todas esas opciones son desarrolladas por el Gobierno de Estados Unidos. Y es ahí donde se pone de manifiesto el papel positivo de Rusia, que impide la implementación de este tipo de escenarios, así como ayuda a eliminar el pretexto o la justificación en forma del factor kurdo a fin de crear condiciones favorables para la retirada de las tropas turcas.

2) – Señor Presidente, ¿y por qué Rusia ayuda a Siria?

– Es difícil contestar a esta pregunta sin mencionar el papel de Rusia. Rusia es una gran potencia que tiene sus compromisos y se plantea objetivos importantes en el escenario internacional. Los realiza en interés del mundo entero, así como su propio interés y el de su pueblo.
Rusia no tiene más alternativa que desempeñar el papel de un gran Estado o limitarse al papel de un país muy mediocre, y lo último no es bueno para el mundo. En vista de ello, la presencia militar rusa en Siria busca, en primer lugar, mantener el equilibrio en el mundo, puesto que el mundo de hoy no vive según los criterios de derecho, sino que respeta la ley del más fuerte. Es precisamente por ello que la presencia militar rusa se necesita para preservar el equilibrio en el mundo. Eso por un lado.

Por el otro, está la lucha contra el terrorismo que tiene dos aspectos. El primero radica en el lado moral del asunto, y el otro lado es el aspecto legal en forma de derecho internacional, ya que el terrorismo recibe el apoyo de determinados países. Y existe el lado de proteger los intereses rusos. El terrorismo no conoce fronteras, incluidas las políticas. Hoy puede golpear a Siria, al igual que al lugar más remoto de Asia y a Europa, donde en los últimos años han ocurrido atentados terroristas, al igual que puede golpear a Rusia.

Ustedes saben lo que ocurría hace más de diez años, cuando los terroristas tomaban como rehenes a inocentes en escuelas y teatros, asesinaban a personas. Ustedes conocen lo que es el terrorismo, lo han vivido en la República de Chechenia y otras regiones, las secuelas de ese terror las siguen notando hoy en día.

Es imposible hoy luchar contra la actividad terrorista solo en dónde esta se lleva a cabo. Hay que combatirla en todo el mundo. Otro aspecto consiste en que Rusia tiene una posición totalmente opuesta a la de Occidente, que cree que el derecho internacional NO refleja sus intereses. Rusia considera, en cambio, que el derecho internacional sirve a sus intereses y a los intereses comunes de los países del mundo. Por todos esos motivos mencionados Rusia ayuda a Siria.

3) – Señor presidente, volviendo al tema de Turquía, ¿qué opina usted de la intención de Ankara de repatriar a los refugiados sirios a los territorios controlados por el Ejército turco y las fuerzas proturcas en el noreste del país? Teniendo en cuenta que estos refugiados son alrededor de tres millones de personas.

– Nadie se cree que Turquía quiera repatriar a tres millones de refugiados sirios a esa zona. Es un manto humanitario para crear un espejismo. Incluso si realmente quisiera hacerlo, es absurdo, y este escenario llevaría a un conflicto entre los lugareños, los que viven en esas ciudades y pueblos, y los que lleguen de fuera, porque los vecinos de esas zonas no cederán los derechos respecto a sus territorios.

Eso significa provocar un conflicto de carácter étnico. Sin embargo, el objetivo principal de los turcos es trasladar a esas tierras a los terroristas que operaban en territorio sirio, y fueron derrotados, junto con sus familias para que formen una nueva sociedad radicalizada con la filosofía que tiene el régimen turco de Erdogan. Este es su objetivo real. En todo caso, ambas opciones son muy peligrosas y buscan desestabilizar a Siria, por eso lo rechazamos de pleno.

4) Los acuerdos de Sochi permitieron normalizar la situación en el noreste de Siria, se han creado las condiciones para devolver a la jurisdicción del Gobierno los territorios al este del Éufrates y algunas zonas en el noreste del país.

De hecho, los habitantes de esa región por culpa de las acciones del Estado Islámico estuvieron mucho tiempo incomunicados de la parte central del país. ¿Cuáles son sus pasos para construir un diálogo con los órganos kurdos de autogobierno local? Ya que la lucha contra el Daesh continuaba en aquella zona por parte de las fuerzas gubernamentales y por parte de las unidades kurdas de protección popular.

– Quiero aclararlo un poco porque el Daesh surgió por voluntad de Estados Unidos y actuó al amparo de Estados Unidos. Estamos convencidos y tenemos informaciones de que EEUU ejerció control directo sobre el Daesh como una herramienta militar para atacar al Ejército sirio, para distraer a las fuerzas que luchan contra el terrorismo, en primer lugar, las fuerzas sirias.

En lo que se refiere a las fuerzas kurdas, hay que aclarar la situación: existe un uso negativo de esta definición. Occidente la usa para dar la impresión de que las fuerzas que se encuentran allí son fuerzas kurdas, y que esa región es una región kurda. En primer lugar, quiero aclarar que esas zonas, en el norte y noreste de Siria, son en mayor medida árabes. Más del 70 por ciento de su población es árabe, y no al revés. E incluso las unidades que combaten allí están integradas por kurdos y otros. Pero los estadounidenses apoyaron a las unidades kurdas y nombraron comandantes a los kurdos para dar la impresión de que esas zonas son kurdas. Para meter cizaña entre los kurdos y otros grupos de Siria.

Al mismo tiempo, nuestro diálogo no se interrumpe. Tampoco se interrumpió durante la guerra, pese a que nos consta que algunas de esas unidades colaboran con los estadounidenses y son controladas por estos. Son armadas y financiadas por los estadounidenses, que también les escriben SUS comunicados. Pero eso no quiere decir que no sean patriotas.

Quiero aclarar que la mayoría de los kurdos son patriotas que apoyan a su país y al pueblo sirio, al igual que otros componentes. Pero estos grupos, sean kurdos, árabes o tal vez otros, actúan a las órdenes de los estadounidenses, y no obstante el diálogo con ellos es constante.

Tras el regreso del Ejército sirio (al noreste de Siria), estamos tratando de convencerles de que la estabilidad llegará una vez que acatemos todos la Constitución siria, pues la Constitución expresa la voluntad del pueblo. Y cuando el ejército sirio recupera el control, junto con el Ejército se recuperan las instituciones estatales de Siria.

Las instituciones estatales actúan dentro del marco constitucional y expresan la voluntad del pueblo. Tras la invasión turca ha habido progreso en esta dirección. Rusia juega un papel importante en esta materia, basándose en los mismos principios que acabo de mencionar.

En la solución de los problemas a veces avanzamos y otras veces damos un paso atrás por distintas razones. Una de estas razones es la presión de Estados Unidos a los grupos armados en Siria para que no lleguen a acuerdos con el Gobierno sirio, y eso era de esperar.

Pero ahora tenemos más optimismo a este respecto, porque tras nueve años de guerra creo que la mayoría de la población ha tomado conciencia de la importancia de la unidad con las autoridades, pese a la existencia de discrepancias políticas. Si no estás de acuerdo con el Gobierno y el partido gobernante, es otra cosa. Pero la tarea de cualquier Estado del mundo es consolidar al conjunto de la sociedad, y estamos avanzando en esta dirección.

5) – Si le he entendido bien, esta situación se ha creado en el noreste debido a las influencias externas. ¿Me refiero a la opinión de que existen problemas insalvables con los kurdos?

– Hay problemas solo con una parte de los kurdos, reitero que la mayoría de los kurdos lleva décadas viviendo sin problemas en Siria. Hay ciertos grupos radicales -radicales en el sentido político- que son precisamente los que promueven las ideas de la secesión. Algunas de las ideas van por la federalización y el gobierno autónomo kurdo.

Como ya he dicho, (el noreste de Siria) es una región árabe. Y son los árabes los que pueden hablar de la federalización, porque son mayoría allí. Esto es obvio. La situación en Siria es diferente de la del norte de Irak y la del sureste de Turquía. No existe una mayoría kurda en esa región, y en cuanto a los aspectos culturales y demás, siempre pongo el ejemplo de los armenios. Puesto que son el último grupo étnico-confesional que llegó a Siria hace más de 100 años. Tienen sus escuelas, iglesias y todos los derechos culturales, ¿entonces por qué damos derechos culturales a una comunidad y no se los damos a otra?

Por una razón muy simple, porque ese grupo (radical) promueve el separatismo. Ni el Gobierno, ni el pueblo aceptarán propuesta separatista alguna ni hoy, ni mañana. Este es el problema. Los mismos grupos que reciben apoyo de Estados Unidos dicen que la situación ha cambiado después de la guerra.

Por supuesto que la situación ha cambiado, es natural. Cualquier guerra cambia muchas cosas en una sociedad. Pero la guerra no es una excusa para desintegrar al país, ni da derecho al separatismo, la destrucción de la Constitución y el debilitamiento del Estado. La guerra tiene que hacer que nuestro país sea más fuerte y no más débil. Bajo ninguna circunstancia aceptaremos la desintegración.

6) – Señor Presidente, ¿pero cómo valora usted el papel de las fuerzas kurdas de autodefensa en la lucha contra el DAESH, porque, según ellos, miles de combatientes perdieron la vida defendiendo sus aldeas y pueblos en Siria?

– Muchos sirios combatieron defendiendo sus aldeas, y no solo en esa región sino en todas. Es injusto destacar solo un grupo étnico de Siria, todos han defendido su país, todos los grupos étnicos han defendido sus ciudades y pueblos.
Cuando el hombre ve amenazada su existencia, necesita defenderse, es obvio. No encasillo esa defensa en un marco político. Si hiciera eso, equivaldría a conceder un diploma a Estados Unidos por buena conducta, por el hecho de que las fuerzas que EEUU apoya lucharon contra el DAESH y, por consiguiente, el propio EEUU realimente estaba luchando contra el terrorismo.

Pero todos sabemos, y lo hemos dicho tanto en Siria como en Rusia y otros países, que EEUU apoyó al Daesh.
Debemos distinguir entre los ciudadanos que defendieron sus aldeas y lograron resultados reales en ello al eliminar a muchos terroristas, y una agenda política vinculada en el fondo con Estados Unidos. Por lo tanto, tenemos que ser precisos en esta cuestión.

7) En octubre venció el plazo que se dio a las YPG para que se retiraran a 30 kilómetros de la frontera turca. Desde Ankara afirman que las YPG no se han retirado. ¿Dónde se encuentran esas unidades ahora? Y otra pregunta, ¿cómo se van a integrar esas unidades en las Fuerzas Armadas de Siria, puesto que se han hecho tales declaraciones?

– El memorándum ruso-turco debe implementarse en lo que respecta a la retirada de esos grupos armados. Como ya he dicho, esos grupos son kurdo-árabes, pero sus jefes son kurdos. Tienen que retirar las fuerzas, ya que han dado motivo a los turcos para empezar a poner en práctica el plan con el que estos soñaban desde el inicio de la guerra. Por eso ellos (las YPG) tienen que retirarse 30 kilómetros.

En cuanto a la realización (de la retirada), las YPG ya habían anunciado que lo harían, ya lo están haciendo en algunas zonas, pero no se ha completado. Es lo que se espera. Estos procesos no ocurren de repente ni se realizan rápido. No es necesario un control central de todos los grupos que combaten en cierta región. Ustedes saben que las milicias a veces libran batallas caóticamente y toman decisiones de la misma manera caótica, es por ello que en alguna zona se hace algo y en otra no.

Estamos cooperando ahora con Rusia para implementar plenamente este memorándum. Una vez que se implemente, les diremos sin falta a los turcos: “venga, vayan retirando sus fuerzas”.

En lo que se refiere a la integración de estos grupos al Ejército Árabe Sirio, nosotros desde el año 2013, momento en que comenzamos el proceso de reconciliación nacional, hemos partido de la premisa de que todo aquel que deje las armas se beneficiará de la amnistía general y será un ciudadano más al igual que el resto, y podrá ingresar en las filas del Ejército sirio. Eso ha ocurrido en muchas regiones, algunos de los que combatieron junto con los terroristas han ingresado en las filas del Ejército sirio. Han combatido en las filas del Ejército, algunos han caído como mártires luchando.

Tras el memorándum de Rusia y Turquía, hicimos un anuncio oficial por parte del Ministerio de Defensa, que estamos dispuestos a admitir a aquellos combatientes (de las YPG) en las filas del Ejército sirio en el marco de otros programas que toman en consideración las particularidades de dicha región.

Pero la respuesta, que según debemos entender era oficial, fue que en estos momentos no están preparados PARA unirse al Ejército sirio y que tienen la intención de conservar sus armas en dichas regiones.

También en el marco de la cooperación ruso-siria estamos trabajando ahora en convencer a las unidades kurdas de que unirse al Ejército sirio y luchar contra los invasores turcos es una postura correcta y acertada para recuperar los territorios en el norte de Siria, cuyo control se perdió debido a las acciones de esos elementos.

Además, tenemos que seguir intentando y ver qué es lo que va a ocurrir en las próximas semanas, cómo se va a desarrollar la situación.

8) Señor Presidente, la guerra en la mayor parte de Siria prácticamente está terminada, la gente está regresando a sus hogares y localidades. ¿Qué es lo que hace el Gobierno de Siria para garantizar unas condiciones normales de vida, cuántas viviendas –puede que haya cifras–, escuelas y hospitales se han reconstruido, qué tipo de dificultades surgen en la recuperación de la normalidad?

– Creo que para nosotros en Siria los problemas principales que afectan a diario la vida de cada ciudadano son (los relacionados con) la situación económica, la cobertura de las necesidades básicas, la educación para los niños y la sanidad.

En cada zona que recuperamos, empezamos rápidamente a reconstruir escuelas, las abastecemos con artículos escolares, dotamos de profesores, etc. Por otro lado, aseguramos el funcionamiento de los hospitales en la región en cuestión.

Por supuesto que desde la misma óptica se debe considerar también el nivel de vida en Siria, pero este depende, en una medida u otra, de una serie de factores externos: en primer lugar del bloqueo occidental contra Siria, relacionado con los envíos de derivados de petróleo, combustible y, a raíz de ellos, electricidad.

El bloqueo hace imposible inversiones extranjeras en Siria, y también tiene otras formas. Logramos garantizar una cobertura mínima de las necesidades básicas, aunque en algunos casos no podemos cubrirlas suficientemente, y esto es una consecuencia del bloqueo. Buscamos otras vías, nos ayudan nuestros amigos –Rusia, Irán, en ocasiones China–, entregando ayuda humanitaria. Ahora la prioridad es garantizar el nivel mínimo necesario para la vida de los ciudadanos.

9) –Una cuestión importantísima para la recuperación de la normalidad en el país y el regreso de los refugiados es la existencia de empleo. ¿Se está recuperando el sector industrial en Siria? ¿Cuántas plantas se han reconstruido? ¿Es difícil hacerlo en el contexto de unas sanciones duras?

– Sí es un proceso difícil pero no imposible. No estoy hablando de fantasías ni de nada irreal. En algunos sectores de la industria, por ejemplo, en el farmacéutico, el número de plantas ha aumentado significativamente respecto al inicio de la guerra. Se construyen constantemente nuevas plantas en distintos sectores.

Indudablemente, el avance no es el que debería ser o como nos gustaría que fuera, ya que no cubre las necesidades de los refugiados que regresan desde el exterior y buscan empleo.

El mero hecho de que podamos crear nuevas plantas de producción, algunas de las cuales, aunque de forma limitada, pertenecen a la industria pesada, a pesar de la situación económica. Los países sumidos en este tipo de guerras pueden crear solo empresas de producción pequeñas o, tal vez, medianas.

No obstante, ahora tenemos que encontrar formas de incentivar el aumento de las inversiones, porque en el contexto de un bloqueo hay que hacerlo.

A raíz de ello tenemos una nueva ley de inversiones en sustitución de la antigua, que tuvo varias redacciones.

En estos momentos estamos debatiendo y examinando enmiendas adicionales que se puedan ajustar a la situación actual, para estimular el flujo de capitales, al menos aquellos que están en Siria y no son objeto del embargo internacional.

Al mismo tiempo, pese al bloqueo occidental y estadounidense, desde el exterior están llegando inversiones, aunque limitadas.

10) – Volviendo al tema del proceso de paz. Los combatientes siguen deponiendo las armas, y sabemos que el Gobierno sirio y usted personalmente se esfuerzan mucho para su reintegración social. ¿Cuáles son sus próximos planes para brindar asistencia a los combatientes pacificados y miembros de sus familias?

– Es un tema importante y un serio desafío. Si nos fijamos en él, veremos que tiene varias vertientes. En primer lugar, están los hijos, ya que usted ha hablado de las familias. Un combatiente armado no se debe ver separado de su familia y entorno, incluso si este es pequeño, pero es radical.

Tienen hijos que, durante muchos años, en el momento más importante de la maduración, vivieron al margen de la ley y se les inculcaron ideas erróneas alejadas del patriotismo. Por eso, en primer lugar, debemos integrarlos en las escuelas y lo anunciamos hace algunas semanas. Las escuelas admitirán a estos alumnos a clases según su edad, para que se vayan integrando en el sistema nacional durante los próximos años y vuelvan a asimilar conceptos patrióticos.

Hay otro tema como el extremismo religioso, que durante varios años se difundió y metió en la cabeza de las comunidades en las que reinaban la ideología de Al Qaeda (Prohibido en Rusia) y los salafistas bajo el nombre de Estado Islámico, Frente al Nusra y Yeish Tahrir al Sham Yeish al Islam. Tienen diferentes nombres, pero eso no importa. En el fondo es lo mismo.

Aquí en Siria las instituciones religiosas tienen un papel muy importante en esta materia. Deberán comprender que las ideas religiosas que se les metieron en la cabeza son ideas tergiversadas, que se contradicen con la verdadera fe, antes de que empecemos a hablarles de los fundamentos del patriotismo y la humanidad. Ahora estamos trabajando activamente en la erradicación de estas ideas.

La tercera cuestión es que esas comunidades vivían al margen de la ley y no saben lo que es un Estado, lo que es una ley, un tribunal, un policía de tráfico y otros elementos que regulan la vida de una sociedad. Es el problema más difícil.

El desafío está en saber cuál es la mejor manera de restablecer el Estado en esas aldeas y localidades para recuperar la disciplina y el orden. Son cosas en las que estamos trabajando constantemente e implicamos distintas instituciones del Estado para reintegrar a esas comunidades en la sociedad siria con sus conceptos nacionales.

11) – Señor presidente, otra pregunta importante en relación con la agenda humanitaria, que también tiene que ver con la población kurda. Desde el comienzo de la guerra, muchos niños kurdos han estado estudiando en idioma kurdo y no han recibido diplomas del modelo oficial, lo que se ha erigido ahora en un gran problema: no pueden continuar sus estudios ni optar a un empleo cualificado. ¿Hay una fórmula de solución ahora ante este problema? ¿Está en proceso de desarrollo o se tiene ya?

– Es un asunto relacionado con el anterior.

La solución tiene que ver con la disposición, anunciada por el Ministerio de Educación inmediatamente después de la invasión turca, hace unas dos o tres semanas o algo menos, de integrar a los alumnos que estudiaron de acuerdo con la metodología kurda en el sistema nacional de la educación general, en la etapa siguiente a la primaria. Es una solución práctica y natural del problema. ¿Cómo podemos exigir la reintegración de estos alumnos, de estos adolescentes en el seno del Estado, si permanecen apartados, sin integrarse en el sistema nacional de la educación general?

11) Pero también hay quienes han terminado ya el colegio con un diploma que no es del modelo oficial. ¿Cómo se resolverá este asunto?

– Hay que reconocer los diplomas de este modelo, no queda otra solución. La integración de los alumnos no se limita a los colegios, es un proceso que se da también en otros centros de enseñanza superior y otras instituciones docentes. Si queremos que se muevan en dirección correcta, sirvan a la Patria y contribuyan al futuro desarrollo del Estado, necesitamos encontrar soluciones y tomar medidas para implementarlas en el sistema de la educación general.

La primera medida en este sentido, que ya he mencionado, se dio a conocer hace dos semanas y supone la vía más sencilla y rápida. Creo que en las próximas semanas vamos a presenciar también otras fórmulas similares para resolver este problema.

12) Señor presidente, los medios reportan que Trump anunció la expansión de la presencia militar en Siria, especialmente en el noreste del país, pretextando la protección de campos petroleros. ¿Cabe una solución militar de este problema? ¿Cuándo cabe esperar una operación militar?

– Siempre he dicho que las fuerzas de ocupación no habrían podido venir, si no tuvieran agentes leales dentro del país. Habría sido difícil para estas fuerzas encontrarse en un entorno completamente hostil.

Siempre decimos que la solución prioritaria e inmediata, y también la más pacífica, consiste en que nosotros, los sirios, nos unamos en torno a los principios patrióticos. Los estadounidenses se van a retirar entonces, no podrán quedarse aquí, ni por el petróleo ni por otras cosas.

Si los invasores se quedan, el caso iraquí es para los estadounidenses un ejemplo de lo que pasa con el tiempo.

Será un resultado inesperado para ellos, pero en Siria lo veíamos venir. Después de que EEUU invadiera Irak en 2003, dije en una de las entrevistas que la invasión ofrecería un motivo para crear resistencia militar.

También en Siria, la presencia de EEUU daría origen a la resistencia militar que provocaría bajas entre los estadounidenses y les obligaría a retirarse luego.

Por supuesto que no pensamos en un enfrentamiento entre EEUU y Rusia. Evidentemente, no nos beneficiaría a nosotros, ni a Rusia, ni a la estabilidad global, aparte de que sería peligroso. Ahora bien, EEUU no debería hacerse ilusiones sobre una vida cómoda en todas las regiones que ha invadido; les recordamos lo de Irak y Afganistán. Siria no será una excepción en este sentido.

13) -Las acciones de EEUU -en relación con el petróleo sirio en primer lugar, quiero decir- ¿no le parecen bandolerismo de Estado? ¿Cuál es el daño económico ocasionado a Siria por la actuación de Washington?

– Usted lo ha definido exactamente. No solo porque están robando petróleo, sino porque EEUU es un Estado construido como régimen político, sobre grupos bandoleros. El presidente de EEUU no es una personificación del Estado sino mero director ejecutivo de una corporación, un director detrás del cual hay un consejo de administración representando a las grandes empresas estadounidenses -compañías petroleras, fabricantes de armas, bancos y otros cabilderos- que son los propietarios reales del Estado.

En cuanto al petróleo, esto es resultado natural de la cúpula existente en el sistema estadounidense. EEUU no es un Estado sino un régimen con ejecutivos nombrados por empresas que buscan lucrarse. Me gustaría recordarle un detalle más importante que la descripción de EEUU como bandolero: uno de los principales factores que empujaron a Hitler a invadir la URSS en la Segunda Guerra Mundial fue el petróleo.

Para algunos, el petróleo era el único factor del ataque contra la URSS, no había otros.

EEUU está haciendo lo mismo hoy en día, imitando a los nazis: para ponerlo en términos más simples, la actual política estadounidense es equiparable a la de los nazis: expansión, conquistas, atentados contra los intereses de otros pueblos, pisoteo del derecho internacional, los tratados internacionales y de los principios humanitarios, y así por el estilo, todo ello en aras del petróleo.

¿En qué se diferencia esta política de los métodos nazis? ¿Puede respondernos a esta pregunta alguno de los elementos constitutivos del sistema estadounidense? Pienso que no.

14) – ¿Planea Siria denunciar en la ONU el robo de su petróleo? ¿No figura entre los planes de Damasco exigirle a Washington una compensación por el crudo sustraído?

– Sería natural, desde luego, pero usted, yo y muchas personas en el mundo saben que la ONU no existe, porque no existe el derecho internacional. Todas las quejas que se han elevado a la ONU se mantienen engavetadas, porque es un semiestado dirigido por grupos bandoleros que se guían por la ley del más fuerte.

Como ya hemos dicho, es un cónclave de ladrones, con las pugnas internas a raíz de las ganancias, las adquisiciones y las pérdidas.

No es una lucha ideológica ni partidista a mi modo de ver -me refiero a las riñas entre Trump y los demás en EEUU- sino conflictos para sacar provecho. Así que vivimos ahora en un mundo similar a la jungla, más parecido al que había existido en la Segunda Guerra Mundial que al de posguerra. Sí que vamos a presentar quejas, pero se quedarán engavetadas.

15) – Hace muy poco, en Estambul murió uno de los fundadores de los Cascos Blancos, la organización que, según se comprobó en más de una ocasión, participa en montajes a gran escala y fabrica video testimonios falsos del supuesto uso de armas químicas en Siria. De acuerdo con algunas conjeturas, no murió de muerte natural sino fue asesinado. ¿Qué es lo que sucedió en Estambul, a su juicio?

– En lugar de debatirlo como un caso aislado, es mejor verlo en relación con otros sucesos similares. El multimillonario estadounidense Jeffrey Epstein fue asesinado hace algunas semanas. Ellos dijeron que se suicidó en la cárcel, pero fue asesinado porque conocía muchos secretos importantes, relacionados con personas importantes en los gobiernos del Reino Unido, EEUU y, posiblemente, otros países.

A uno de los principales activistas de los Cascos Blancos, que estaba en Alemania, le mataron en una cárcel. Dijeron que fue un suicidio. Y ahora han matado al principal fundador de los Cascos Blancos, un oficial que estableció esta organización en Siria después de haber trabajado toda la vida con la OTAN en Afganistán, Kosovo, Irak y el Líbano. ¿Qué tenía que ver ese hombre con la actividad humanitaria que supuestamente desarrollaba en los Cascos Blancos?

Tanto ustedes como nosotros conocemos, lógicamente, que ellos son parte de Al Qaeda. Supongo que estas personas, con la eliminación de Bin Laden y Al Baghdadi recientemente, ,todos estos individuos son los primeros a los que matan, porque conocían secretos importantes. Una vez cumplida su misión, se convirtieron en un lastre del que urge deshacerse.

Si miramos todos estos episodios en conjunto, como un panorama, el suicidio y la muerte natural parecen poco creíbles. Todos los nombres que he mencionado -y habrá otros, que he dejado de mencionar- fueron asesinados después de haber cumplido su misión, para enterrar la verdad junto con ellos. ¿Por qué han matado a Al Baghdadi y a Bin Laden? Tal vez, porque habrían revelado la verdad en determinadas circunstancias, si estuvieran vivos. Es posible que el fundador de los Cascos Blancos haya estado trabajando intensamente en un libro autobiográfico, de memorias, lo que resulta inadmisible. Es una conjetura, pero una conjetura muy seria, pues no me parecen convincentes ahora las demás hipótesis.

15) ⁃ ¿Usted cree que los servicios secretos de Occidente están detrás de esta muerte de un exagente de inteligencia del MI-6 británico?

– Claro que ha sido obra de los servicios secretos. La pregunta es cuáles. Cuando hablamos de los servicios especiales de Occidente en general, los de Turquía o algunos otros países de la región, no se trata de servicios de naciones soberanas sino divisiones del principal servicio de espionaje, la CIA. Esta es la verdad.

Todos ellos obedecen al mismo amo y se coordinan unos con otros. Así que es posible, y muy probable también, que los servicios secretos de Turquía hayan cumplido un encargo de servicios secretos extranjeros. Es una conjetura, repito, pero los servicios secretos de Occidente interactúan habitualmente con los que trabajan para ellos.

16) ⁃ Señor Presidente, ¿cree usted en que la labor del Comité Constitucional que empezó a trabajar en Ginebra sea eficaz? ¿Hay algunas líneas rojas para que Damasco pueda rechazar las propuestas de dicho comité?

– Hay intentos de presentar la solución del conflicto como algo que depende del trabajo del Comité Constitucional. La guerra en Siria no estalló porque hubiera discrepancias en torno a la Constitución, sino porque los terroristas masacraban a militares, policías y civiles, porque estaban destruyendo las infraestructuras. En virtud de ello, la guerra terminará cuando hayamos acabado con el terrorismo.

Paralelamente había una línea política, con EEUU tratando de imponer la idea de un gobierno de transición. Encontró rechazo por parte nuestra, lógicamente, y la de otros países fieles a los principios del derecho internacional. Fue sobre la base del derecho internacional que comenzaron las negociaciones: el llamado formato de Sochi, que derivó en (la creación de) el Comité Constitucional.

El Comité Constitucional está debatiendo sobre la Carta Magna. En nuestra opinión, es necesario de vez en cuando analizar la Constitución, como cualquier otro documento, e introducir enmiendas de acuerdo a la nueva realidad en Siria. No es la Sagrada Escritura, así que no tenemos ningún problema con ello y hemos tomado esta vía. Para no promover iniciativas que no son viables ni pecar de optimistas, necesitamos centrarnos en la estructura del Comité Constitucional, que incluye a tres partes.

Una representa la posición del Gobierno de Siria; otra, de la sociedad civil que refleja diversos puntos de vista; y la tercera ha sido designada por Turquía. Imagínese que usted, un ruso, quiere introducir enmiendas en la Constitución de Rusia y le dicen que el comité, o una parte del mismo, no importa, han sido designados por naciones extranjeras. Su postura no sería de simple rechazo, usted diría que es una propuesta absurda, que son acciones contrarias a la lógica y a la realidad. Pero es lo que ha pasado en el Comité Constitucional. Mantenemos conversaciones con una parte designada por el Gobierno de Turquía y, por consiguiente, por EEUU.

Turquía es un escaparate y una realidad. En general, si queremos hablar ahora de los resultados de esta labor, todos los integrantes del comité han de estar del lado de Siria y del pueblo sirio. No es posible que representen a una nación extranjera, y lo hagan sin tapujos. ¿Podemos llamarlos sirios al cien por ciento? ¿Puede retornar a la Patria y representarla una persona que defienda los intereses de otro país? Prefiero no contestar, pero son preguntas lógicas y, cuantos ven ahora esta entrevista, tendrán sus respuestas lógicas a ellas, supongo.

17) – Señor Presidente, en el transcurso de la guerra y debido a las sanciones, la economía de Siria quedó fuertemente afectada, con frecuencia se habla de corrupción. ¿Qué reformas planifica Ud llevar a cabo en un futuro próximo? ¿Existen mecanismos para consolidar la moneda nacional?

– Para apoyar la economía se necesitan ante todo una legislación moderna para (fomentar) las inversiones. Antes ya mencioné este aspecto, que ahora estamos preparado esas leyes.

En sus preguntas hay además otro punto, relacionado con la lucha contra la corrupción, una cuestión muy importante para apoyar a la economía, para preparar las leyes y para consolidar la lira siria.

Son cuestiones interdependientes. Hemos empezado a combatir la corrupción hace Unos años y continuamos esta lucha con más fuerza debido a nuevos casos de corrupción. Era de esperar, pues la guerra genera la anarquía, que a su vez es el caldo de cultivo para el terrorismo por un lado y la corrupción por el otro.

Avanzamos ahora hacia la aplicación de la correspondiente ley, pero para apoyar la lucha contra la corrupción y el terrorismo también se necesitan nuevas leyes.

Las brechas, provocadas por la debilidad de la economía por un lado y el crecimiento de la corrupción por otro, surgieron debido a las flaquezas de las leyes.

Un comité de legisladores lleva ya casi un año preparando las leyes que tapen esas brechas que hacen posible la corrupción y que, a su vez, apoyarán la lira y las inversiones, pues cuando crecen las inversiones se estabiliza también la lira. No seguimos una política especulativa, nuestra política es crear una economía fuerte, que a su vez consolide la moneda nacional.

18) – Señor presidente, en el día de hoy en los países vecinos de Siria continúan las protestas antigubernamentales, sobre todo en el Líbano e Irak. En agosto se produjeron protestas en Jordania, en su capital, Amman. ¿No le recuerda a Ud lo que (allí) sucede el comienzo de lo que ocurrió en Siria en 2011? ¿A quién, a su juicio, le conviene eso? ¿Y cuáles serán sus objetivos prioritarios?

– No, esos sucesos no se parecen a lo que sucedió en Siria. En Siria ocurrió lo siguiente: a grupos de personas –y está comprobado– le pagaban dinero para salir en las manifestaciones, y también había una pequeña parte de las personas que salían a aquellas manifestaciones por cuanto tenían el objetivo de cambiar algo.

Pero por lo general la situación no era la misma, desde los primeros días comenzaron los asesinatos, los tiros. Lo que significa que las manifestaciones no fueron espontáneas. Había dinero, había armas preparadas, por eso no puedo comparar aquella situación a las demás.

Al mismo tiempo, si esas manifestaciones en los países vecinos son espontáneas, sinceras, encarnación del anhelo del pueblo de cambiar la situación política y económica, entonces es imprescindible, sin duda alguna, que sigan siendo nacionales. Porque los países que se inmiscuyen en todo el mundo -tales como EEUU, Occidente, sobre todo Gran Bretaña, Francia y otros– sin falta aprovecharán la situación para ejercer su papel y girar los acontecimientos hacia el cauce que les convenga.

Lo más importante es que la situación se mantenga en el marco nacional; en ese caso será positiva, por cuanto expresará la voluntad del pueblo de esos países. Pero en caso de que se sume el factor extranjero, la situación, sin duda, será contraria a los intereses del país. Nosotros lo conocimos y lo sentimos en carne propia en Siria, es por eso que yo deseo que estas movilizaciones sean un verdadero factor de cambio a mejor en todos los ámbitos y a todos los niveles.

19) – Señor Presidente, la última pregunta es tal vez un tanto personal. Sabemos que le encanta conducir. Y seguro que todos los habitantes del país saben que prefiere manejar Ud mismo el automóvil. Ahora en Siria la mayor parte del territorio vive sin guerra, con lo cual las carreteras son ya más seguras. ¿Y su (servicio de) seguridad tiene menos trabajo durante sus desplazamientos? ¿Ha notado Ud cuando va al volante esos cambios positivos que se operaron en Siria? No todo presidente conduce él mismo…

– Yo lo hago desde el primer día que ocupo este cargo y no he renunciado a mis hábitos. Quisiera destacar un aspecto importante: la seguridad no ha cambiado hasta el día de hoy desde los tiempos prebélicos, sigue siendo la misma; no hemos emprendido medida complementaria alguna, tanto porque yo conduzca el auto como respecto a la comitiva. Nada ha cambiado ni antes, ni durante, ni después de la guerra. Es la misma. Uno de los objetivos de los terroristas y de quienes les apoyaban era generar todo tipo de presión psicológica y crear una atmósfera de terror en Siria. Cuando el miedo domina al responsable también el ciudadano empieza a tener miedo. Este es uno de los aspectos.

Por otro lado, y no está relacionado con la guerra, yo manejo el auto y es natural, porque soy una persona a la que no le gustan los atributos del poder. Confío en mí, siempre he conducido, nada he cambiado y he preferido, en vez de adoptar las apariencias del cargo, mantener mis costumbres.

Este fue mi principio antes de la guerra. No cambió antes de la guerra, no cambió durante la guerra y tampoco cambiará después.
Ni el terrorismo, ni nada más, conseguirá cambiar mis hábitos y mi vínculo con el pueblo.

En cuanto a las impresiones de la gente, creo que cada ciudadano, de cualquier país del mundo, quiere que el funcionario sea (una persona) normal, y no artificial; le gusta la espontaneidad y no la apariencia.

Yo creo que este aspecto, el imperativo de estarlo más cerca posible de la gente, es uno de los componentes de la fuerza de cualquier responsable, consciente de su vínculo con las personas.

El responsable no puede exagerar y afirmar que vive una vida totalmente normal, pero al (mismo) tiempo tampoco puede aislarse de la gente porque perderá ese vínculo. Ese es uno de los muchos aspectos de mi relación con los ciudadanos de Siria.

– Señor Presidente, gracias por sus sinceras respuestas a nuestras preguntas. Les deseamos suerte. Gracias.

– Gracias a ustedes. Me alegro de haberme reunido con ustedes y quiero por su mediación transmitir los mejores votos al amigo y fraterno pueblo de Rusia. Ahora no solo nos unen familias comunes, como fue en decenios anteriores, ahora también nuestra sangre se mezcló en la lucha contra el terrorismo. Una vez más, gracias.
-Gracias.

F.M

Check Also

El carnaval “Navidad de Paz” recorre las calles de Damasco difundiendo alegría y optimismo

Damasco, SANA F.M/ E.D